Mientras prepara un nuevo disco, Sr. Tomate pone la casa en llamas

La banda platense se presenta en el marco de la “Fiesta Increíble”.


“Las palabras salen de tu boca y ya/ no te pertenecen mas”. La visceral lírica de Natalia Politano que sabe combinar belleza, síntesis y profundidad le imprime a sus canciones una energía que suscita apropiárselas. Será por ello que los incendiarios conciertos de Señor Tomate adquieren gran nivel de intensidad, catarsis y… alegría. Alguien escribió que la banda platense logró hacer bailar al indie, ese vago ente signado por cierta abulia. Todo esto parece importarle poco a Poli -tal su apodo- y a los integrantes de uno de los grupos más destacados del rock platense, que prepara un nuevo disco para suceder al notable Ritmo de vida. Luego de una sorpresiva -al menos para sus seguidores- participación en la Fiesta del Tomate Platense, mostrarán parte de ese material y de todo su repertorio esta noche en 38 Nº 563  e/6 y 7 a las 24, en el marco de la Fiesta Increíble.

“Hace un tiempo largo sabíamos que había ganas de empezar a pensar en grabar algo nuevo -nos cuenta la cantante y guitarrista-. Ya estaban saliendo ideas y decidimos ver la posibilidad de grabar en algún lado que no conozcamos, con otra gente, tal vez algún productor. Así que mandamos un par de mails a estudios de grabación, y nos contestó uno que es donde estamos grabando: Estudio Quinto a cargo de Ray Fajardo, quien que era baterista de El otro yo y actual de Jauría. Nos comentó que le gustaba la banda y empezamos en diciembre del 2010 a grabar con él”.

“Lo que dije ayer no sé/ lo que diga hoy quizás”. La placa contará, según estiman, con diez o doce temas y aún no tiene un nombre definido. Con respecto a los anteriores trabajos, cree que “en lo que se parece es que -precisamente- nunca nos fijamos mucho en los temas que se compusieron anteriormente. Siempre paso eso con cada disco que propusimos”.

Si bien Poli se encarga de las letras, la composición -como todo en este grupo de decidido carácter independiente- es en conjunto. “Se propone alguna línea melódica, algún arreglo, si a todos nos gusta y nos sentimos cómodos, empezamos a buscar dentro”, explica Poli.  En esa mezcla se conjugan elementos del folk, del indie, del punk y otros ritmos dando forma a algo que algunos definieron como folk psicótico.

Esa heterogeneidad, obviamente se traslada a los gustos musicales: “Somos seis en la banda así que cada cual flashea por momentos con algo distinto, y a veces lo vamos pasando al otro”.

El desprejuicio -estético, musical y de todo tiempo- se erige como un rasgo principal del grupo. “Creo que más o menos somos así todos en nuestras vidas cotidianas -opina Poli- No sé, se me ocurre decir eso y la música es algo más que hacés. En algún punto también somos prejuiciosos (risas). De eso no se escapa nadie”.

“Te besé/ en la frente y explotó/ mi luz azul en vos/ ya lloré demasiadas veces por mí”. A pesar de la belleza descripta, Poli no otorga demasiadas pistas sobre su trabajo a la hora de empuñar la birome. “Depende del enrosque que tenga”, esboza y elude mencionar  referentes poéticos. “Ahora no se me viene nadie a la mente, pero creo que la mayor influencia son las personas que están cerca, desde mi tío a algún amigo, sin que tengan hacer algo que tenga que ver con la poesía, mi referencia creo que es lo de todos los días”.

Otra combinación inusual de la banda es un gran nivel de introspección en las canciones pero, que sin embargo, logra shows muy festivos. Poli no encuentra ninguna explicación a ello, ni tampoco puede especificar cual fue el peor concierto de la banda (de eso tampoco escapa nadie): “No sé. Alguno donde estaríamos medios enojados entre nosotros, no me acuerdo. Creo que ese sería un gran factor para que sea un recital de mierda”.  

Fuentes: Diagonales/ElArgentino.Com
Foto: Archivo.

Páginas vistas en total