Buscador

Traductor

Final precipitado de la serie de Charlie Sheen

Las declaraciones del conflictivo actor, que trató de idiotas a los productores y de estúpida a la audiencia, llevaron a las autoridades de la cadena de televisión CBS a terminar antes de tiempo la actual temporada de "Dos Hombres y Medio". 


La noticia circulaba desde hace varios días, pero lo que finalmente precipitó el final de la afamada serie Dos hombres y medio (Two and a Half Men) fueron las polémicas declaraciones de Charlie Sheen, el controvertido protagonista. El actor mejor pagado de la televisión estadounidense llamó “idiota” a Chuck Lorre, productor de la comedia, en una entrevista radial, y la cadena CBS, harta de la actitud del actor, ordenó suspender el rodaje de su comedia estrella por lo que resta de temporada.

Desde que regresó de su último ingreso en rehabilitación, el comportamiento de Sheen hizo que casi nadie en la industria la mostrara su apoyo. El equipo técnico y artístico de Dos hombres y medio temía por su futuro laboral y los productores buscaban la mejor solución para que la comedia sufriera el mínimo daño posible. Dos hombres y medio es la ficción que mejor le funciona a la CBS, donde cada capítulo consigue alrededor de 14 millones de audiencia.

Mientras se buscaba una solución y se preparaba el rodaje de los próximos capítulos llegaron las polémicas y las últimas declaraciones de Sheen: "Me dijeron que si seguía con los ataques cancelarían la serie así que estoy viendo si realmente eso que dicen es cierto", le dijo el actor al presentador Alex Jones, a quien dejó claro que el show no podría continuar sin su presencia.

"Vigilen esa audiencia. Vigilen su estúpida audiencia. Hagan lo que tengan que hacer, yo me iré a hacer películas con grandes estrellas y no trabajaré con idiotas", añadió el actor. La respuesta llegó esta madrugada en forma de comunicado conjunto de CBS y Warner Bros.

El futuro de Dos hombres y medio empezó a pender de un hilo desde finales de 2010 cuando se multiplicaron los escándalos personales de su protagonista. No eran nuevos, porque la carrera de Sheen no es precisamente modélica, pero fueron subiendo de tono desde que el actor fue detenido por destrozar la habitación de un hotel en Nueva York y a finales de enero fuera ingresado de urgencia en un hospital Los Ángeles, tras varios días de fiesta salvaje en su casa.

Tras abandonar del centro médico, Sheen comenzó una terapia de rehabilitación en su domicilio y se tuvo que suspender la grabación de la serie hasta que el actor, que cobra casi un millón de dólares por capítulo, estuviera de nuevo disponible. Una circunstancia que muchos en la industria ponían en duda ya que daban por terminada la carrera de Sheen en televisión.

A pesar de todo, la CBS tenía previsto reanudar el rodaje la próxima semana, en la que se grabarían al menos cuatro episodios más para completar la octava temporada y dejarla en 20 episodios, cuatro menos de lo que estaba planeado inicialmente. 

Fuente: ElArgentino.Com
Foto: Archivo.

Seguir CGCWebRadioArgentina por Correo Electrónico