Buscador

Traductor

Paul McCartney se casó por tercera vez

Finalmente el ex Beattle dio el sí esta mañana, en el mismo registro civil donde había contraído matrimonio con Linda, su primera esposa. Tras la frustrante experiencia con Heather Mills, Sir Paul apuesta a una nueva vida con Nancy Shevell. 



All You Need Is Love. Por algo sir Paul bien supo interpretar su melodía. Lo sentía. Para McCartney, evidentemente, el amor es, si no un pilar fundamental, un estilo de vida. No nació para estar solo. Se casó una vez con Linda, la mujer que amo como a nada. En 1998 un cáncer la separó de su lado, y el ex Beattle hizo el luto. Pero en 2004 se permitió intentarlo de nuevo, no funcionó. Y ayer, 09 de ocutbre de 2011, se casó por tercera vez. Quienes aseguren que el amor ha muerto puede desconfiar de su sentencia.

Pocos esperaban que McCartney se casara otra vez tras su sonado divorcio de Heather Mills y el dinero en disputa. Sin embargo triunfó el amor. Después de comprometerse en mayo con la estadounidense Nancy Shevell, el ex Beatle dio el sí definitivo.

La fortuna parece también más cercana esta vez. No en vano su actual relación recuerda en muchas cosas a su primer matrimonio con Linda McCartney, una pareja de felicidad legendaria.

También el asunto del dinero parece claro, ya que el nuevo amor de sir Paul no necesita de él en asuntos monetarios. Shevell, de 51 años, es una rica heredera y exitosa en el mundo de los negocios.

McCartney sale desde hace cuatro años con su nueva esposa, a diferencia del poco tiempo que necesitó para proponerle matrimonio a Heather Mills. Y aunque es 20 años menor que él, la diferencia de edad con Shevell no es tan grande como los casi 30 años que lo separaban de Mills.

Sir Paul apeló también a las buenas vibraciones de su pasado. En 1969 se casó con Linda en el mismo registro civil del barrio londinense de Marylebone donde hizo ahora los trámites para casarse
con Nancy. Linda fue el gran amor de Paul hasta que un cáncer la separó de él en 1998.

McCartney prefirió una ceremonia en un círculo íntimo en lugar de una gran fiesta cuando se casó con Linda. Se dice que Paul volvió directamente a trabajar a su estudio tras la boda y también circularon rumores de que, agobiado por tanto trabajo, se olvidó de comprar el anillo de matrimonio y tuvo que convencer a un joyero para que le abriera la puerta en la noche previa.

También el matrimonio con Nancy tuvo ahora un marco modesto. Se habló de sólo 30 invitados en el registro civil, entre ellos los cinco hijos de Paul.  No se dieron a conocer oficialmente detalles del acto. La prensa británica, siempre bien provista de fuentes, reconstruyó la ceremonia: una carpa en el jardín de la casa de Paul en St. John's Wood, con 192 sillas. También se vio varias neveras llenas de champán y una decoración de rosas y flores color pastel.

Se dice, además, que la hija del músico, la diseñadora Stella McCartney, se encargó del vestido de Nancy, así como del menú vegetariano de tres platos. Y se rumoreaba que sir Paul tenía previsto cantar y tocar algo durante la fiesta.

Todo muy distinto a la boda con Heather Mills, celebrada en 2002 en un castillo irlandés. Asistieron 300 invitados, entre ellos varios famosos. Incluso las iglesias entonaron canciones de McCartney con sus campanas. Tras una breve fase de felicidad, la pareja se separó sin embargo en medio de una sonada batalla pública y un divorcio que costó millones a Paul.

Otro detalle podría augurar esta vez también más suerte a McCartney: el 9 de octubre es la fecha de nacimiento de John Lennon. Su mítico compañero de los Beatles hubiera cumplido ayer 71 años.   (ElArgentino.Com)

Seguir CGCWebRadioArgentina por Correo Electrónico