Buscador

Traductor

La difícil apuesta de recrear un film en teatro y con actores de TV

Benjamín Vicuña, Gonzalo Valenzuela y Juana Viale son el principal atractivo para ver esta versión del célebre film del danés Lars von Trier. Pero en el traspaso de la pantalla grande al escenario se pierden elementos fundamentales. 


 Es la noche de la gran revelación. El hombre tímido y ensimismado llega a la casa de sus padres, justo en un día de fiesta y con muchos invitados, para contar que durante su infancia sufrió la tortura del abuso sexual permanente por una de las personas que está sentada a esa mesa. En un ambiente de brindis, conversaciones banales y exceso de comida, él llega a denunciar y humillar a su violador porque decide que se conozca la verdad.

Ese es el argumento de la obra La celebración, una transposición de la película que lleva el mismo nombre, que se estrenó en 1998 y es conocida por ser el primer ejemplo del movimiento Dogma 95, aquella estética cinematográfica integrada por directores como Lars von Trier y Thomas Vinterberg, que buscaron realizar un cine que no se modifique en la posproducción y que acentúe el desarrollo dramático.

Mirá la nota completa en Tiempo Argentino

Seguir CGCWebRadioArgentina por Correo Electrónico