El letargo de un Hamlet por demás clásico

Mike Amigorena protagoniza esta puesta sobre el texto de Shakespeare dirigida por Juan Carlos Gené en la que, a veces, las palabras sobran. 


Hay varios directores de teatro argentino que plantean que hacer Shakespeare en esta época es imposible. Argumentan que es inabarcable para un artista contemporáneo involucrase con la estética compleja y desmesurada de un autor que hace más de 400 años utilizó todos los registros, cambios de escena y cantidad de personajes que necesitaba para hablar de su época.

Pero Shakespeare existió y parece que, cuatro siglos después, las imágenes de sus textos, la poesía de sus palabras y la profundidad con la que analizó la condición humana son insuperables. Por eso, quienes eligen trabajar sus obras –y son muchos– desmenuzan sus conflictos, eligen sólo una parte, la ubican en otro tiempo y lugar, le dan a Romeo una moto o llenan el escenario de proyecciones y luces láser.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino

Páginas vistas en total