Buscador

Traductor

Cohn y Duprat homenajean al escritor Alberto Laiseca en su nuevo filme

Los realizadores Mariano Cohn y Gastón Duprat estrenarán el jueves su filme “Querida voy a comprar cigarrillos y vuelvo”, basada en un cuento inédito de Alberto Laiseca, en el que, según afirmaron, le rinden un homenaje al universo del escritor rosarino.


“Es una película intensa con un diseño reflexivo. Un filme moderno, que no contenta, que va con los tapones de punta y que no es elíptico ni minimalista, sino que va al frente con su verdad”, relató Duprat en diálogo con Télam.

Por su parte, Cohn la definió como “una película muy profunda en la temática porque aborda temas como la incapacidad y la mediocridad humana, la chatura y la maldad que puede tener un tipo común y a la vez es un filme de aventuras, con gran despliegue, imaginación y creatividad sin límites”.

El filme protagonizado por Emilio Disi, Darío Lopilato y el español Eusebio Poncela transcurre en múltiples épocas y países y cuenta la historia de Ernesto (Disi), un agente inmobiliario que a través de un pacto con una persona con poderes sobrenaturales (Poncela) tiene la posibilidad de viajar a su propio pasado y vivir de nuevo su juventud.

La historia, formulada en clave de comedia dramática, que combina el humor, la tragedia y lo fantástico con un lenguaje crudo, contiene escenas filmadas en distintas ciudades de Marruecos y en Francia y cuenta con la presencia del escritor Laiseca, quien oficia como narrador.

El autor protagonizó el antológico programa de televisión “Cuentos de terror” que se emitió por la señal de cable I-Sat y coprotagonizó la película “El artista”, creaciones también de la dupla de realizadores que recibió numerosos lauros por su anterior película “El hombre de al lado”.

-Laiseca está muy presente en sus obras. ¿Qué es lo que les atrae de él?
-Duprat: Cuando lo leí me encantó su punto de vista, me pareció único, nuevo y a la vez es un escritor muy sofisticado que no reniega de lo popular y su interlocutor puede ser cualquiera.

Nos atrae eso de un artista, que sea sofisticado, que tenga calidad y a la vez que sea popular y no hay muchos así, él es uno, otro puede ser Charly García y otro Antonio Gasalla y nosotros, desde otro lugar, buscamos eso, primero en “El hombre de al lado” y ahora con “Querida…”.

Además es el mejor narrador de la historia del cine, no vi uno mejor, es único e imbatible por esas cosas que hace que está fuera de la norma: interrumpe, aclara, subraya, redunda, cosas que están prohibidas en el cine contemporáneo. Usa una poética que se conforma de ideas muy sofisticadas dichas de una manera muy cruda.

-Es más que un narrador tradicional, llega a co-protagonizar la película. ¿Por qué tomaron esa decisión?
-Cohn: Para amplificar su propio universo, la película es un gran homenaje a su universo y todas las licencias que se toma en el filme no hacen más que apoyar ese mundo. Te vas del cine y no solo viste una película, sino que conociste al autor, cómo piensa, por qué se le ocurrió escribir eso y por qué sus personajes son así.

-En sus películas buscan la reflexión desde un lugar distinto y utilizando recursos no convencionales. ¿Cómo describirían su estilo?
-Duprat: Las películas severas, graves, que se toman demasiado en serio lo que dicen, no nos gustan por más buenas que sean. Eso que tiene falsa seriedad de museo o un discurso solemne, no tienen que ver con nuestro mundo. Buscamos escapar de la cosa moralizante, pedagógica y severa.

-Cohn: Buscamos generar situaciones incómodas y contradicciones que a veces dan para reírse y otras no.

-¿Cómo fue el planteo en cuanto al tratamiento narrativo y estético de la película?
-Duprat: Hoy se valoran películas que buscan dejar más abiertos los sentidos del espectador en cada escena y nosotros acá los estamos cerrando. Quisimos alejarnos del cine minimalista y bucólico y no usar eufemismos. Buscar una contracara necesaria al cine contemplativo e intimista y abrir el abanico. Esta es una película contundente con un lenguaje narrativo convencional, pero lo que dice no lo es.

Una de las cuestiones fue como mostrar lo fantástico ahora que cualquiera en una computadora hace cualquier cosa, entonces optamos por ejemplo con hacer una desaparición analógica. Como “El Chavo” en su barril, una desaparición amateur y graciosa.

-Cohn: Esta película instala un nuevo género, porque no es ni la ciencia ficción de Hollywood ni la bizarra, es algo nuevo. Acá se tira toda la carne al asador. No va con temas chiquitos, va al frente con la mediocridad del tipo común.

Algo virtuoso para destacar son las sinfonías de voces en off, serían como los sables de “La guerra de las galaxias”, que en nuestra película son esas voces. Es un alarde de ese recurso, que ya lo habíamos practicado en “Cuentos de terror” y en este filme lo llevamos al extremo.

-¿Cómo fue la elección de los actores?
-Duprat: Son los mejores que imaginamos para cada papel. Si bien vienen de distintos mundos, los tres son actores impresionantes y en el caso de Emilio y Darío muestran en la película un costado desconocido para el público argentino, que es la actuación de tono dramático y muy intenso.

-¿Cómo se planteó la construcción de los personajes?
-Cohn: Con cierto tono de oscuridad y una densidad fuerte.

Todos tenemos un poco de Ernesto, esa es la parte incómoda y agresiva de la película y eso es lo que cuesta ver. Uno no es inocente, es responsable de todas las porquerías y cosas horrendas que pasan.

-Duprat: Es un clásico esto de culpar a los demás por los problemas o fracasos, porque uno es un genio incomprendido y la culpa la tienen otros que no te dieron oportunidades.
Por Verónica Rodríguez.

Mirá el trailer de “Querida voy a comprar cigarrillos y vuelvo”.


Fuente: Télam. 
Video: YouTube.

Seguir CGCWebRadioArgentina por Correo Electrónico