Ricardo Darín vuelve a la pantalla grande con el film Un cuento chino

El jueves se estrena esta película dirigida por Sebastián Borensztein.


Había una imagen que Sebastián Borensztein no podía sacarse de la cabeza: una pareja de novios se estaba comprometiendo arriba de un bote y, de repente, una vaca cayó del cielo y mató a la mujer. Aunque suene disparatado, fue un hecho real que salió publicado en un diario chino y que el hijo del reconocido humorista Tato Bores utilizó para encarar el inicio de su última película, titulada Un cuento chino.

"Pensaba en los pescadores que ya terminaron su faena diaria, fumándose un pucho, sentados en la cubierta de su barco, y de pronto ven un puntito negro que se acerca, se acerca, se acerca y es una vaca. Dije: ¿cómo puede ser? El cielo es tan enorme, el mar es tan gigante y esos dos hechos se juntan. Esto tiene que ser el comienzo de una próxima película", contó el director en una entrevista publicada por el diario Clarín. Esta producción argentina, que tiene a Ricardo Darín como protagonista, se sumará a la cartelera el próximo jueves y entonces serán dos las opciones nacionales (la semana pasada se estrenó Familia para armar, con Norma Aleandro) disponibles para ver en pantalla grande.

El elenco que eligió Borensztein para su segundo trabajo cinematográfico (debutó con La suerte está echada, con Marcelo Mazzarello y Gastón Pauls)Darín, a quien secunda el joven Ignacio Huang y se completa con las actuaciones de Muriel Santa Ana, Pablo Seijo, Iván Romanelli y Vivian Jaber. 
está encabezado por

Reírse de lo trágico. La base de las historia es las tragedias que tiene cada uno de sus dos protagonistas centrales. El director se refirió a ese punto diciendo que "son dos tragedias que se colisionan y, por la mirada que uno tiene de la vida en general, es imposible que no se produzca humor".
Roberto (Darín) es un veterano de guerra de Las Islas Malvinas que pasa la mayor parte de su tiempo atendiendo su ferretería. Casi no tiene contacto con el mundo, porque desde hace 20 años hasta esta parte, su vida se detuvo a causa de un revés del destino. Determinado día se encuentra con Jun (Huang)
el chino del principio, que perdió a su prometida y que ahora es arrojado desde el interior de un taxi, tras haber sido asaltado.

El encuentro marcará a ambos, que convivirán forzadamente a pesar de no hablar el idioma del otro. Roberto intenta ayudar al joven (expone el caso en la comisaría y en la embajada China) pero nadie se hace cargo de la situación y decide llevarlo a su casa.

Ricardo Darín resumió qué cuenta este cuento: "La película trata sobre el cruce de dos personas de distinta nacionalidad, uno es argentino y otro es chino y no se entienden una sola palabra. No tienen caminos de encuentro en el intento de comunicación y se ven obligados a convivir por un período en la casa de uno de ellos, que es el personaje que hago yo. Él piensa que este pequeño inconveniente se va a resolver en pocas horas pero se va prolongando en el tiempo. Lejos de lo que uno puede suponer, el tipo no afloja nunca: siempre se siente invadido, incómodo, arrasado por la presencia de este muchacho chino. En el transcurso de todo esto y como corolario, cada uno se va a llevar algo de esta fusión".

Fuente: Diagonales

Páginas vistas en total