¿Qué fue de la bonita vecindad?

La serie, que supo ser la más vista de la Argentina, aún tiene adeptos por todo el mundo, por lo que la cadena televisiva decidió contar qué hicieron de sus vidas los históricos actores de El Chavo del 8: la mayoría tuvo problemas con Chespirito, el director y protagonista, salvo Doña Florinda, que se casó con él. 


¡Ta, ta, ta, ta! Ya cállate, cállate, cállate que me desesperas. Es que no me tienen paciencia. No te juntes con esta chusma. Al cabo que ni quería. Fue sin querer queriendo. Bueno, pero no se enoje... 

Y así podrían continuar las frases históricas del Chavo del 8 y seguramente se chispoteen varias. 

La serie mexicana que supo ser la más vista de la Argentina aún sigue estando en el imaginario de todos, y por esa razón BBC Mundo decidió investigar, 40 años después, qué es de la vida de aquellos entrañables personajes.

Roberto Gómez Bolaños
, alias "Chespirito", se ha convertido sin querer queriendo en uno de los símbolos de la televisión mexicana. 

Con 82 años recién cumplidos, el alter ego de El Chavo sigue escribiendo historias y adaptando guiones. 

Además, por sus manos pasan todos los proyectos del Grupo Chespirito, que ahora preside su hijo, Roberto Gómez Fernández.

En octubre de 2006, la Vecindad se transformó en una serie de dibujos animados que hoy sigue siendo un éxito de audiencia en
México y otros 16 países del continente. Incluso cuenta con una versión para teatro que se representa actualmente en varias ciudades de México.

El actor, director y escritor, que vive en
Ciudad de México con su esposa Florinda Meza (Doña Florinda), también creó en 2007 la Fundación Chespirito de ayuda a la infancia. Aunque retirado de la vida pública desde hace meses, goza de buen estado de salud, dice su hijo, aunque tiene algunas dificultades para caminar.
Chespirito
también supervisa el desarrollo de una película animada en 3D sobre El Chapulín Colorado, el otro gran personaje que le dio fama, que se estrenará a fines de 2012, según Gómez Fernández.


Parecería que la
Chilindrina se hubiera quedado atrapada en 1971 a juzgar por sus pecas, sus lentes empañados y sus trenzas mal peinadas. 

La hija de Don Ramón lleva 40 años dando tumbos por América Latina y Estados Unidos con su propio espectáculo, aunque luce igualita que cuando arrancó la serie.

Dice que la
Vecindad tampoco ha cambiado desde entonces: "El Chavo sigue muy tonto, Quico no quiere prestar los juguetes y Ñoño es un envidioso". ¡Ah! Y según ella, Doña Clotilde todavía es una bruja obsesionada con cazar a su papito lindo.

Con 60 años, en los próximos meses recorrerá
Bolivia, Perú y Colombia con su circo, tan pronto como su madre, la actriz María Antonieta de las Nieves, termine de rodar una telenovela con la que espera conquistar al público hispano en Estados Unidos.

María Antonieta de las Nieves
también ha participado en otras novelas en los últimos años, tanto en México como en el exterior, y ha grabado hasta 17 de discos infantiles como la Chilindrina.

Sin embargo, recuerda que su relación con
El Chavo del 8 le ha dejado "momentos difíciles". En 2002 se enfrentó en los tribunales a Gómez Bolaños por la autoría del personaje de la Chilindrina

Aunque Chespirito aceptó finalmente que la actriz siguiera interpretando al personaje, no hay rastro de la Chilindrina en proyectos posteriores del artista, como la serie animada sobre la Vecindad.

A
Kiko, el niño malcriado que siempre soñó con tener un papá como el profesor Jirafales, aún no se le desinflaron los cachetes. 

Igual que la Chilindrina, el actor representó durante cuatro décadas al personaje que le dio fama con su propio circo, que ha triunfado en Perú, Colombia y Argentina, entre otros países.

Aunque según ha declarado en varias ocasiones, a sus 67 años,
Carlos Villagrán tiene pensando dejar de interpretar a Kiko para dedicarse a asuntos familiares. De momento, colabora como comentador deportivo y tiene su propia columna -El comentario cuadrado de Kiko- en un diario mexicano.

También lleva años reprochando a
Gómez Bolaños que no le permita interpretar a "Quico" (con q, según aparecía en la serie) en México, donde el director de la serie posee los derechos sobre el personaje.

Villagrán
, que registró a "Kiko" (con k) en Argentina, se disputa con Chespirito la propiedad intelectual del niño consentido de Doña Florinda, aunque los tribunales favorecieron a El Chavo.

Doña Florinda
, lejos de retar al Chavo, se casó con él. La actriz Florinda MezaChespirito, quien fue su pareja durante casi tres décadas, y se convirtió en su inseparable acompañante. contrajo matrimonio en 2004 con
La directora y productora de 63 años protagonizó junto a su marido la obra de teatro 11 y 12, con la que recorrió América Latina y en la que también actuaba su esposo. También ha trabajado como productora en novelas como La dueña.

Mientras que el
Señor Barriga ya perdió peso y dice que se cansó de pedir la renta a los inquilinos.  

Edgar Vivar dice que, aunque la recuerda con orgullo, ya pasó la época en que interpretó -durante 25 años- al dueño de la vecindad y a su hijo Ñoño. "Ha sido un reto convencer a la gente de que detrás de esos personajes hay un actor que sabe hacer otras cosas", asegura.

Vivar, que se mantiene al margen de las disputas legales de
Chespirito con otros actores, le dijo a BBC Mundo que prepara su próximo trabajo, una comedia con la que volverá al teatro después de varios apariciones en el cine y la televisión. 

En 2007 participó en la película El Orfanato, una de las cintas españolas más taquilleras de los últimos tiempos.

Además, Vivar perfecciona su portugués para trabajar en los próximos meses en
Brasil, uno de los países donde El Chavo del 8 es un verdadero fenómeno social.

El profesor Jirafales
también tuvo su propio circo, igual que Chilindrina o Kiko.Doña Florinda prefirió hacer travesuras con El Chavo que tomar café con él.  Lamentablemente para él,

Hoy, Rubén Aguirre, de 76 años, se encuentra apartado de los escenarios desde que en 2007 sufriera un accidente de tráfico, en el que su esposa sufrió graves heridas. Ahora reside en Puerto Vallarta, en la costa del Pacífico mexicano.

Lamentablemente, el padre de la
Chilindrina, el actor Ramón Valdés, falleció en 1988 tras una prolongada enfermedad, aunque todavía es admirado en todo el continente como uno de los favoritos de la serie. 

Tras el éxito, Don Ramón -o Ron Damón, como lo llamaba El Chavo- debió trabajar en el exterior, y no le fue tan bien en México. Se peleó con Chespirito por razones económicas, como tantos otros.

Por último, la aspirante a ser amor de
Don Ramón siempre será recordada como la Bruja del 71. La actriz española Angelines Fernández murió en 1994 a los 71 años, tras casi un cuarto de siglo de trabajo junto a Chespirito. 

Fuente: ElArgentino.Com
Foto: Archivo.

Páginas vistas en total