La mínima del hombre común

Sólo tres días, una película que cautiva y defrauda.


La premisa de este nuevo film del realizador de Vidas cruzadas (tomada del original francés Pour elle) es cautivante: un hombre común tiene tres días para organizar, sin contactos, sin conocimientos y casi sin dinero, la fuga de su mujer de la cárcel, acusada y condenada por un crimen que no habría cometido.

Durante un tiempo, la película es consecuente con esta premisa y nos muestra la precariedad de los preparativos: la información es levantada de Internet, casi todos los planes salen mal al primer intento. 

Aunque un poco lenta y carente de humor, la pregunta por cómo hará este hombre sin ningún atributo extraordinario para lograr lo que quiere sostiene la tensión. Sin embargo, en el tercer acto, el momento de la esperada fuga, pasa justo lo que no tenía que pasar y pasa siempre: tras tener por primera vez durante quince segundos un arma en sus manos, este agobiado profesor de literatura se convierte en Harry el Sucio: se enfrenta a los tiros con tres narcos a la vez, domina sin problemas a dos policías entrenados... No sólo la verosimilitud estalla sino también las reglas del juego. 

Esta película cansina evita el humor y la intensidad para ponernos dentro de un marco realista. Sin embargo, las soluciones que aporta este hombre común a los problemas realistas de una fuga son tan improbables y fortuitas como las que salvan regularmente a 007. 

Si la policía es tan eficiente para armar un operativo cerrojo en 35 minutos como está planeado, ¿no es un poco insultante para los espectadores que sólo cuenten con una descripción verbal de tan buscados fugitivos y baste cambiar el color de una campera o agregar un integrante al grupo para despistarlos? 

Este tipo de soluciones trilladas funcionan en una película que pone la imaginación en exprimir lo imposible, en el disparate, pero no en una que nos pide que acompañemos la “realidad” de una fuga y cuando llega el momento en que no sabemos cómo salir de una situación en sus propios términos pide la ayuda de Dios y la máquina o, lo que es lo mismo, de cien años de clichés de Hollywood. 

Por Hernán Ferreirós.

Mira el trailer de Solo Tres Días (The Next Three Days)


Fuente: Revista VEINTITRÉS.
Video: YouTube.


Páginas vistas en total