Una coprotagonista, dos guionistas y Santaolalla, los argentinos detrás de "Biutiful"

El par de premios Oscar a los que aspira “Biutiful”, del mexicano Alejandro González Iñárritu, portan sello argentino, ya que el filme estelarizado por Javier Bardem tiene como coprotagonista a Maricel Álvarez, de amplio recorrido en el teatro local, y la historia fue urdida entre el realizador y Armando Bó (nieto del cineasta que descubrió a Isabel Sarli) y Nicolás Giacobone.


Además la música la música la compuso Gustavo Santaolalla, que ostenta dos Oscar por los sonidos que creó para "Babel" y "Secreto en la montaña", aunque en este caso no fue nominado.

En “Biutiful”, Álvarez encarna a Marambra, la compañera de Bardem, quien también quedó nominado al Oscar 2011 y busca repetir el lauro que obtuvo por su actuación en "Sin lugar para los débiles" (2008).

Álvarez contó que llegó a la filmación cuando el argentino Javier Braier fue designado como director de casting de "Biutiful" y propuso el nombre de la argentina al cineasta mexicano.

La artista viajó a España donde realizó una audición y una prueba de cámara, con lo que Iñárritu encontró a la protagonista femenina de la película para que asuma el rol de compañera del español.

Maricel tiene experiencia en cine al haber trabajado con Eliseo Subiela en "Pequeños milagros" pero además ostenta una trayectoria de más de 15 años en el teatro.

En ese tránsito por escenarios internacionales, de festivales y también independientes, asumió títulos como “Tratala con cariño”, “Heldenplatz (Plaza de los Héroes)”, “Dolor exquisito”, “Hamlet”, “La última noche de la humanidad”, “Bambiland”, “Woyzeck” y “Prometeo olvidado”, pero además se desempeñó como directora en “Dr. Faustus” y como coreógrafa en “El Matadero. Un Comentario” y “El Matadero.5: Aullido”.

Cuando Iñárritu la contrató, Maricel estaba actuando en "Dolor exquisito" (en el off porteño) y en "Heldenplatz" (en el San Martín).

Además el guión de "Biutiful" fue escrito por Iñarritu y los argentinos Bó y Giacobone.

Bó, nieto del autor de clásicos como “El trueno entre las hojas”, “La diosa impura”, “Carne”, “Fiebre”, “La burrerita de Ypacarai” y “Desnuda en la arena”, por citar sólo algunos de los títulos que proyectaron a Sarli como emblema del erotismo en el cine, está considerado uno de los diez mejores directores de cine publicitario del mundo, según el Gunn Report 2010.

El también hijo de Víctor Bó, fundó en 2006 junto con Patricio Alvarez Casado la productora Rebolucion desde la que rodó "El último Elvis", su opera prima, escrita junto a Giacobone y protagonizada por John McInerny, Griselda Siciliani y Margarita López.

La cinta presentada como “un viaje emotivo y una inigualable experiencia musical, enmarcada en el relato íntimo de un personaje entrañable, que hace de su negación un estilo de vida”, fue realizado en diversas locaciones de Argentina y Estados Unidos.

Fue el guión de “El último Elvis” el que llevó a que Iñárritu (autor de “Amores perros”, “21 gramos” y “Babel”, entre otras) a impulsarlos a filmar y a convocarlos para que participen de la escritura de “Biutiful”.

Giacobone, por su parte, escribió el libro "Algún Cristo" y luego las novelas "Detective Pargo" y "Todos saben que Dios no está aquí".

En una entrevista concedida a Télam, Bó contó que "desde que Alejandro nos contó la historia, nos fuimos intercambiando el material, y empezamos a viajar cada vez más seguido a México. El tenía la historia en la cabeza, la venía masticando desde hacía mucho tiempo".

"Nos juntamos en un bar de la ciudad de San Miguel, en México. Y en una tarde, Alejandro nos contó toda la historia. No nos dio muchas instrucciones puntuales sobre qué hacer, sino que nos dejó en total libertad para escribir las primeras 20 páginas", añadió.
Fuente: Agencia de Noticias Télam.
Foto: Archivo.

Páginas vistas en total