Buscador

Traductor

Un papá nominado

Tuvo su primer hijo con Penélope Cruz y lo volvieron a elegir para competir por el Oscar. su obsesión por no parecerse a Brad Pitt y Angelina Jolie. y cómo vive el desafío de encarnar un policía en conflicto constante.


El año comenzó muy bien para Javier Bardem, que viene acumulando triunfos personales y profesionales desde 2010. Ahora, es tiempo de cosecha para el actor que acaba de ser papá y es un gran candidato para ganar el Oscar como mejor actor. El español no es muy amante de la exposición y tiene un pasado de relaciones bastante hostiles con los periodistas, sin embargo, ha logrado establecer un equilibrio y aprender a manejar a la prensa, aunque sigue muy celoso de su intimidad.

Javier estrenó su paternidad el 22 de enero, día en que nació el bebé que tuvo con su mujer, Penélope Cruz. "Soy un padre a la espera, muy nervioso", había confesado un poco antes de que su primogénito llegara al mundo. Las prioridades del artista han cambiado desde que se enteró que su esposa estaba embarazada. Su ausencia fue notoria en la pasada ceremonia de los Golden Globes, y por los pasillos del gran salón se especulaba con que prefirió ir al baby shower que le hicieron la chica Almodóvar. Lo que se dice un padre presente.


El hijo la pareja nació en la clínica Cedars-Sinai de Los Ángeles, mientras los hermanos de PenélopeMónica y Eduardo- y su madre Encarnación, esperaban conocer al recién nacido, que heredó el nombre de su papá, Javier. Y según trascendió, también se parece mucho a él. Pilar Bardem llegó unos días después a conocer a su nieto. Tanto misterio en torno al embarazo y al nacimiento del niño, tienen que ver con un estilo de vida que la pareja no está dispuesto a cambiar. Bardem había aclarado a los medios que no querían parecerse a Brad Pitt y Angelina Jolie, que posan en familia para las revistas. La pareja de actores españoles comenzó su relación en 2007, tras filmar "Vicky Cristina Barcelona". La película de Woody Allen fue la excusa para que sus destinos volvieran a cruzarse, ya que se conocían desde 1992, cuando rodaron escenas muy hot en "Jamón jamón", de Bigas Luna.


Romance con el Oscar.
La noticia de la paternidad de Bardem se conoció un día después de que se supiera que la película "Biutiful", que protagoniza junto a la argentina Maricel Álvarez, está nominada al Oscar como Mejor Película de Lengua Extranjera y que él es candidato a llevarse la estatuilla como Mejor Actor (algo que tendrá que pelearle duramente a Colin Firth, "El discurso del rey"). Esta fue la segunda noticia que alegró la vida del actor de "Vicky Cristina Barcelona" en una misma semana. Decir que el hijo llegó con un Oscar bajo el brazo, sería caer en el cliché, pero es inevitable pensar que los dos hechos acontecieron con unos días de diferencia. Apenas se enteró de su nominación, el español declaró: "Estoy realmente honrado y muy agradecido a los miembros de la Academia por su confianza y su apoyo. También quiero agradecer a todos aquellos que apoyaron mi trabajo en ‘Biutiful’, estoy agradecido de corazón". También hubo palabras para sus compañeros. "Estoy muy feliz por Alejandro (González Iñarritú) y por todas las personas que hicieron posible esta especial película que hicimos juntos. Es un gran honor haber sido nominado en una película de habla no inglesa y en nombre de todos mis colegas españoles y mío quiero demostrar mi gratitud a la Academia por el soporte y el reconocimiento en esta nominación por la película ‘Biutiful’", concluyó.

Es la tercera nominación al mayor galardón de la industria cinematográfica que recibe Bardem, antes fue por "Sin lugar para los débiles" y "Antes de que anochezca". Pero hasta el momento, el filme dirigido por González Iñarritú le está dando muchas alegrías. Su papel fue muy elogiado en los festivales y en Cannes recibió el premio por Mejor Actor.


Policía en acción.
En "Biutiful", Javier encarna a Uxbal, a través de quien se narra una historia oscura en la que confluyen temas como la relación entre padres e hijos y el trabajo esclavo de los inmigrantes. El filme transcurre desde un solo punto de vista, en una sola ciudad que es Barcelona y fue rodada en tiempo cronológico. Desde hacía ya un tiempo, Bardem estaba deseoso de trabajar con este director que entre otras películas hizo "Babel" y "Amores perros". La intención era mutua, ya que Iñarritu pensó enseguida en él para hacer el papel de Uxbal, un héroe callejero, un policía que vive rodeado de oscuridad. El actor reconoce que desde un principio el personaje lo impactó profundamente. "Mi reacción fue muy instintiva, muy emocional. Con esta clase de material, sabes de antemano que vas a zambullirte en un mar de dudas y miedos, pero también de expectativas y alegrías. Al fin y al cabo, en esta historia lo que cuenta es el viaje, pero hay que hacerlo bien, hacerle justicia. Es un recorrido hacia el amor, hacia la luz, hacia las cosas positivas dentro de algo que se ha convertido en negro, oscuro y difícil", explica.

Encarnar este papel fue un desafío importante para él, que según la crítica especializada, superó con creces. Según relata, todos los aspectos de Uxbal estaban plasmados en el guión, él sólo tuvo que encontrar el punto de unión entre sus rasgos. Para encarar la historia, el actor tuvo muchas reuniones y charlas con el realizador, y ambos coincidieron en que el personaje encaraba tres viajes en la trama: "Uno es un viaje interior totalmente a solas consigo mismo; otro es un viaje por las calles mientras intenta buscar una solución para que su familia pueda sobrevivir y el tercero es un viaje a lo que hay por encima de nosotros, la espiritualidad, la mortalidad, lo que no se ve y no tiene explicación, pero de lo que Uxbal es consciente y tiene conocimiento. Su cuerpo, su espíritu y su mente necesitan algo de él, pero la vida en la calle y las necesidades de su familia, de sus hijos, le piden exactamente lo opuesto. Está en un conflicto constante", detalla sobre su personaje.


Gran parte de las escenas fueron compartidas con Maricel Álvarez que encarna a Marambra, su ex mujer, con quien tiene una relación muy compleja. Antes de que se llegara a la elección de la argentina, el protagonista hizo pruebas con otras actrices, pero la química con ella fue inmediata y tanto él como Iñarritú coincidieron en que era la indicada. "Trabajar con ella fue una experiencia maravillosa. Juntos exploramos las dos mentes sin estructuras de Uxbal y Marambra. Lo hicimos con compasión, amor y mucho trabajo", agrega sobre su compañera. En el filme también participa Diaryatou Daff, una actriz no profesional que interpreta a Igé, la emigrante senegalesa que se convierte en el último recurso de Uxbal. Si bien ella no tenía las herramientas de cualquier actor ducho en el set, ella logró conmover a todos, incluso a Bardem. "Fue muy valiente por su parte aceptar el papel porque comparte muchos aspectos de su vida con el personaje. Fue muy emotivo observarla. Al principio estaba nerviosa, pero llegó un momento en que se dejó ir y fue maravilloso verlo", se conmueve el flamante padre.


Febrero seguirá siendo un mes muy intenso para el español, que se dividirá entre pañales sucios, llantos y alfombras rojas y, por qué no, estatuillas. 

Por Melisa Miranda Castro (entrevista y fotos Dimond Films).

Fuente: Revista 7DÍAS/ElArgentino.Com

Seguir CGCWebRadioArgentina por Correo Electrónico