Pamela David: panelista hot

Mezcla perfecta de belleza y exuberancia, la bomba sexual pone el pecho a un especial para llenar la pileta; mirá el video.


Después de dos temporadas en Animales sueltos, Pamela deja el living de Fantino y Coco Silly, ese lugar que conecta la filosofía cafetinera veterana de Polémica en el bar con el devaneo "about nothing" de la generación Metro (Andy, Matías, Sebas). "La esencia del programa era tirar un tema y debatirlo con espontaneidad y sin guión", explica Pamela. "Contábamos anécdotas personales, aunque algunas se las adjudicábamos a algún amigo. Esa es la parte que voy a extrañar".

Lo que pasa es que a Pamela, que ganó fama hace una década en el reality El bar 2, no le gusta el cambio de rumbo que tomó el programa. "Al levantar archivo, me piden que opine. Y a mí me incomoda hablar de personajes que me desagradan. Por suerte, empiezo El gran show, una obra en Villa Carlos Paz, que tal vez siga en Buenos Aires. Y proyectos no me faltan".


Mezcla perfecta de belleza y exuberancia, Pamela es una bomba sexual asumida. Y no le inquieta que, mientras tomamos unos mates en una tarde de intenso calor porteño, miles de voyeuristas la estén googleando. "De noche, me acuesto con todos los argentinos. ¡Se duermen todos conmigo! Yo soy consciente de lo que hablamos en el programa y que hay muchos ratones. Hago uso y abuso de la imagen sexy; la he sabido aprovechar. Me río cuando me felicitan por Pamela Sex, que hice para Playboy TV, con cara de «yo me toqué»... Lo tomo como un trabajo. Y si hago feliz a alguien... ¡mejor!".

Por Humphrey Inzillo 


Fuente: Revista Rolling Stone de Argentina.
Fotos: Pablo Franco.
Video: LA NACION.

Páginas vistas en total