Música y delirio en Punta del Este

En el escenario del Jack Daniel´s Bar de Punta del Este, Emmanuel Horvilleur dio un show para chicas modernas y mimosas.


Esta noche en La Barra, pleno corazón donde late la movida noctura de Punta del Este, el Jack Daniel´s Bar huele a espíritu adolescente. 

En este antro con alma de sótano pero que está en un primer piso desde donde se podría ver el mar si no fueran las dos de la mañana y todo estuviera negro ahí afuera. 

Después de saludar con un módico "Buenas noches" que no tendrá nada que ver con lo que vendrá después, Emmanuel Horvilleur arranca un set contundente de una hora, que va a dejar a todos transpirados y con la sangre más caliente. 

El escenario está apretado en un rincón del bar, pero Emma va a encontrar en ese metro cuadrado el espacio para construir su ficción de rockstar sensual y tierno, con el bigotito recortado y una musculosa que hacen pensar en un chongo sofisticado, latino y sensible, con un swing arrebatado y cautivante.


A sus pies, a medida que la banda vaya cocinando una serie de temas juguetones que arrancan con "Pago la noche", de Mordisco, el show va ir ganando fricción en la pista, con un frente de chicas frotándose entre sí, bailándole a Emma la coreografía de todas sus canciones, juguetonas y sexuales, pero que hablan de amor, formas extrañas del amor, tímidas perversiones, niños jugando a que no perdieron la inocencia. 

"Creo que voy a transpirar", les avisa Emma, antes de bajar al dancefloor para regalarle el micrófono a una chica y beber de su trago.

Sobre el escenario, Juan de Benedictis, hijo de Piero y nuevo violero estrella de Emma tras la partida de Dizzy Espeche, quedaba a cargo de la cosa, sosteniendo la noche con el machaque de lujuria furiosa de "Tu hermana", repetido una y otra vez, poniendo a delirar a los estrógenos de todas las chicas.

Por Juan Morris.

Fuente: Revista Rolling Stone de Argentina.
Fotos: Archivo RS.

Páginas vistas en total